EL SEGURO DE HOGAR

A la hora de alquilar o comprar una vivienda existe un gran número de trámites y burocracia a tener en cuenta. Algunos de los requisitos son obligatorios, otros no; algunos son más conocidos y no guardan secretos para el nuevo propietario o inquilino, otros no. En Inmobiliarias Madrid hemos descubierto que, el seguro de hogar, por mucho que parezca conocerse, tiene numerosas lagunas que generan ciertas dudas a la hora de contratarlo.

En primer lugar, debemos saber que, en sí mismo, el seguro de hogar no es obligatorio. Eso sí, al contratar una hipoteca es muy probable que el banco nos obligue a contratar un seguro específico o uno propio para ofrecer a cambio una reducción de la cuota.

Con respecto al alquiler sucede lo mismo. No tiene carácter obligatorio, pero al ser el contrato de alquiler un acuerdo privado entre las partes, el arrendador puede exigirlo si así lo desea.

A la hora de decidir contratar un seguro, si decidimos hacerlo por propia iniciativa, debemos informarnos bien y valorar todos los factores. Cada casa, en función del estilo, ubicación y uso, requerirá unas medidas u otras de protección. Además, es evidente que los seguros no cubren todos los casos sin excepción, con lo que es fundamental comparar las pólizas y sus condiciones para tener plena consciencia de la cobertura ofrecida. Existen pólizas de continente, otras de contenido, con daños a terceros, algunas ofrecen servicio de reparaciones… Antes de nada, en caso de tratarse de un piso, debemos verificar cuáles son las condiciones del seguro vecinal, pues es una forma de ahorrarnos duplicar coberturas.

Ojo con las franquicias, pues el seguro cubriría desperfectos hasta cierto importe únicamente, o con los baremos de las indemnizaciones, pues no necesariamente van a cubrir el total de esa nevera estropeada.Inmobiliarias Madrid recomienda siempre leer el contenido íntegro de la póliza y preguntar a la compañía tantas veces como haga falta. El contenido del contrato con el consumidor no siempre es claro y a veces, estos puntos que suelen ser desconocidos os darse por sentado, pueden llevarnos a grandes sorpresas. En caso de dudas, pensando en nuestro bolsillo de cara al futuro, es mejor dejarse asesorar por profesionales para contar con la tranquilidad de que nuestro seguro merece la pena y nos tiene bien cubiertos.